10 trucos para ahorrar dinero en comidas

ahorrar_dinero

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) difundió en su portal cómo se distribuye el gasto por hogar en México y la estadística muestra que el 30% del ingreso se destina a la alimentación, lo cual representa el mayor egreso familiar por encima de vivienda, transporte y servicios.

Pero no te preocupes, en Amarantole te compartimos estos trucos simples con los que podrás ahorrar de inmediato una importante cantidad de dinero en comida:

1.- Haz un presupuesto. Lleva un registro de lo que gastas mensualmente en comida, y sigue buscando formas de ahorrar aún más. Te darás cuenta si estás excediéndote en gastos y te forzarás a ser más creativo con las recetas y a prestarle más atención a tus necesidades alimenticias.

2.- Aprende a cocinar. Preparar tus propios alimentos elimina el sueldo de quien te los prepara; busca videos de cocina que contengan recetas simples y verás lo fácil que es hacer un buen plato con pasta, arroz y frijoles. Agárrale el gusto a cocinar desde cero y planifica el menú de la semana antes de salir de compras. Recuerda que siempre puedes crear tus propias comidas saludables de bajo costo.

3.- Sal a comer menos. Si bien es importante darse un merecido descanso de la cocina y hay que promover la economía local consumiendo en puestos y restaurantes; el IMCO publicó que las comidas fuera de casa representan la mitad de los gastos que tenemos los mexicanos y que además de ser más caro, solemos ser más indulgentes cuando comemos fuera de casa.  No te sugerimos que lo dejes de hacer, pero si sales a comer en pareja o en grupo comparte un plato de comida (los restaurantes sirven suficiente para dos personas) no ordenes de más y lleva los alimentos que no te terminaste a casa para usarlos en la siguiente comida. ¡Aun así debes asegurarte de dejar una propina adecuada!

4.- Haz una lista del súper y cúmplela. No te dejes distraer por la publicidad. Tu lista debe ser lo suficientemente genérica para permitir cierta flexibilidad con sustitutos parecidos y recuerda que comprar alimentos saludables es una buena inversión (te lo ahorrarás en medicinas y consultas más adelante). Compra solo lo que en realidad necesites.

5.- Opta por proteínas vegetales. Incluye vegetales, frutas, granos, legumbres y nueces. Los productos animales son más caros por el costo de la crianza y algunos de sus derivados no son tan nutritivos. En algunos países hay campañas como “el lunes sin carne” donde se anima a la gente a dejar de comer carne una vez a la semana para reducir el consumo de grasas saturadas. ¡Revisa sitios web con recetas sin carne!

6.- Compra al por mayor. Por lo general, el precio es menor al comprar grandes cantidades. Compra productos no perecederos que vayas a necesitar en el futuro como comida enlatada, conservas, harinas y granos (y aprovecha para comprar otras cosas que puedes almacenar como papel de baño, jabón, pasta de dientes, etc.). Considera la posibilidad de unirte a un club de precios; si bien hay que pagar la membresía, los descuentos por volumen son mayores y puede resultar una buena inversión comprar y almacenar cantidades suficientes para periodos largos.

7.- No desperdicies comida. Si la comida de tu refri está por descomponerse cómela de inmediato o úsala como ingrediente para una salsa, un guisado o una sopa. Es evidente que no debes usar nada que ya esté agrio o rancio; pero es impresionante el dinero que literalmente tiramos por comida que se descompone además de la contaminación que genera (emisión de CO2) y la falta de empatía social con los menos afortunados. Aprende a usar los restos de ayer para la comida del día.

8.- Cambia de dieta. Sabemos que no te encanta la idea, pero es cierto para tu salud y tu bolsillo: el grueso de tus comidas debe componerse de vegetales. Basar tu dieta en cereales como el arroz y el trigo, y leguminosas como los frijoles y las lentejas te ahorrará mucho dinero. Las frutas, los vegetales y la carne (de preferencia blanca o atún) aportan nutrientes importantes y se deben de consumir balanceadamente. Si tienes las condiciones en casa, intenta cultivar tus propias frutas, vegetales y plantas comestibles.

9.- Compara precios y usa los cupones de descuento. Muchas cadenas de tiendas de abarrotes publican en revistas o en línea sus promociones de temporada en productos específicos. A veces consumimos productos de ciertas marcas por tradición o mercadotecnia, pero compara entre marcas cuál es la mejor oferta y que beneficios dan a sus consumidores. ¡Te impresionará lo buenos que son los productos mexicanos, consume local!

10.- Tips de super ahorradores en autoservicios. Compra alimentos horneados temprano por la mañana, es entonces cuando los supermercados rebajan los artículos del día anterior que aún están buenos y lo contrario para la carne, cómprala lo más tarde que es cuando los departamentos de carne rebajan los artículos a punto de superar la fecha de caducidad (es segura y puede congelarse para usarse después). Considera comprar productos de marcas propias que, en muchos casos, estos productos tienen la misma calidad que las marcas más conocidas, pero a un precio menor por el costo del marketing.

Así que ya lo sabes querido lector, si estás pensando en ahorrar dinero y mejorar tu salud, no olvides que AMARANTOLE además de ser delicioso y nutritivo, únicamente se disuelve en agua por lo que ahorrarás en insumos como leche, azúcar, gas para la cocción, tiempo para prepararlo, etc.