EL AMARANTO EN LA DIETA DE LOS DEPORTISTAS

Cuando decidimos dejar el sedentarismo y empezamos a hacer deporte es muy común pensar que con solo realizar nuestras rutinas mejoraremos nuestra apariencia y eliminaremos esos kilitos de más. Sin embargo, la parte primordial para que podamos conseguir nuestro objetivo es procurar una alimentación adecuada.

Cuando se practica deporte constantemente, nuestro metabolismo se transforma y con ello, también se incrementa la necesidad de los nutrientes en el organismo. Así, nuestro cuerpo exige una mayor cantidad de agua, electrolitos, carbohidratos, grasas y proteínas que deben estar balanceadas y se deben ingerir de acuerdo con el tipo de deporte que practiquemos, la intensidad con que lo hagamos y la frecuencia con que lo realicemos.

El amaranto es uno de los granos vegetales más completos ya que es una de las fuentes más importante de proteínas, minerales y vitaminas naturales: A, B, C, B1, B2, B3; además de ácido fólico, niacina, calcio, hierro y fósforo. También, es uno de los alimentos que tiene una alta presencia de aminoácidos como la lisina.

Otro nutriente indispensable en la dieta de los deportistas es la fibra, que se encuentra en un alto porcentaje en el amaranto. Las fibras ayudan a absorber el agua, así como a eliminar las grasas, el colesterol y las sustancias cancerígenas.

Existe el mito que cuando un deportista quiere aumentar masa muscular debe ingerir una cantidad abundante de alimentos ricos en proteínas y suplementos alimenticios lo cual es incorrecto; contrariamente a lo que se supone, la cantidad extra de proteína no es lo que logra aumentar la masa muscular, sino que es mediante el ejercicio que se consigue incrementar el volumen del músculo, principalmente con ejercicio de fuerza y resistencia.

La dieta de un deportista debe tener una cantidad proteica normal y adecuada, pero no excesiva, puesto que las proteínas son necesarias para construir y reparar al músculo y otras funciones orgánicas como producir las hormonas y glóbulos rojos.

Pero cualquier exceso proteico, es utilizado por nuestro metabolismo para obtener energía cuando los carbohidratos son escasos, o puede ser almacenado como reserva de glucógeno o grasa.

Debemos dejar bien claro, que si una persona quiere aumentar su masa muscular no sólo debe recurrir a las proteínas, sino también a los carbohidratos, los cuales aportan la energía y la nutrición que el músculo necesita para poder realizar el entrenamiento de fuerza y resistencia.  Es mediante la propia rutina de ejercicios que se logra ese aumento y crecimiento del músculo.

Siempre que existan dudas acerca de la nutrición y de las proporciones adecuadas de nutrientes para mantener un buen estado de salud, se debe acudir a un nutriólogo o a un médico especialista.