La comida del futuro

comida-del-futuro

comida-del-futuro

En la actualidad, para producir una hamburguesa, se necesitan 2.700 litros de agua, una cantidad suficiente para que una persona se bañe dos veces al día durante seis semanas. La industria cárnica emite a la atmósfera más metano que todos los automóviles del planeta. Por otro lado, el cambio climático y sus implicaciones en las características de los suelos cultivables aunado a las estimaciones de aumento de la población mundial, llevan a los expertos a alertar sobre una posible escasez de alimentos dentro de 40 años.
Por supuesto que en Amarantole esto nos preocupa y a continuación les presentamos algunos alimentos que, según los científicos, tienen el potencial suficiente como para poder ayudar a la humanidad a hacer frente a la hambruna y que si restauramos nuestros ecosistemas podríamos encontrar la manera de subsistir:

•    Carne cultivada en laboratorio. En la Universidad de Maastricht (Países Bajos), se presentó al mundo una hamburguesa in vitro, creada a partir de células madre de vaca después de tres años de investigación. La producción ha costado 320.000 dólares. Los científicos adelantan que podrán conseguir entre 10 y 50 toneladas de carne a partir de unas cuantas células madre. Sin embargo, por el momento la carne resulta algo seca: todavía no saben cómo crear vasos sanguíneos y grasa
•    Carne impresa en 3D. La empresa estadounidense Modern Meadow presentó una carne fabricada en una impresora 3D, capa a capa, a partir de células extraídas del animal en una biopsia. Insiste en que el producto podrá ser también un remedio contra la ateroesclerosis, ya que no contendrá grasas.
•    Alimentos en embalajes comestibles. Especialistas de la Universidad de Harvard crearon un aparato que produce entre 50 y 100 embalajes comestibles por hora empleando partículas minúsculas de chocolate, nueces o cereales, calcio y quitosano (una sustancia extraída de las algas). Aparte de ser comestible, el embalaje protege de la humedad al alimento que está en su interior.
•    Alimentos que curen o prevengan: Así como actualmente el estilo de vida y el medio ambiente nos llevan a consumir cada vez más bebidas antioxidantes, alimentos con probióticos, snacks aptos para diabéticos, etc. seguramente serán muy populares los alimentos que contribuyan a prevenir o curar patologías emergentes, alineadas con las futuras afecciones de la población.
•    Soylent, la bebida que sustituye a la comida. El estadounidense Rob Rhinehart creó un polvo blanco que se echa al agua y que está compuesto por los elementos más importantes para la vida, como carbohidratos, grasas, proteínas, aminoácidos y una gran variedad de vitaminas. Todos estos ingredientes aseguran un funcionamiento óptimo del organismo.
•    Huevos vegetales. La empresa estadounidense Hampton Creek Foods ha conseguido producir huevos y mayonesa a partir de una mezcla de colza, lecitina y resinas naturales. Según los autores, estos productos son más saludables que sus análogos naturales, ya que carecen de gluten y colesterol.
•    Insectos. La carne de los insectos tiene más proteínas y es mucho más barata que la carne creada en laboratorios. La empresa estadounidense Exo produce dulces energéticos a partir de grillos mezclados con almendras y cocos. La compañía británica Ento ofrece prototipos de comida del futuro, entre ellos hamburguesas de escarabajos
•    Fruta encapsulada. Las cápsulas de frutas van a dar la certeza de tener todas las vitaminas en un pequeño objeto. Aunque en un comienzo van a ser muy caras, probablemente se popularicen con el tiempo y usando las tecnologías a disposición se les dará el sabor que prefieran.
•    Azúcar y sal modificadas. Una nueva variedad de la sal se va a agregar a las comidas, y las va a hacer más sanas. Con el azúcar va a pasar algo parecido, porque los endulzantes van a ser más naturales y la comida no va a tener grandes concentraciones de azúcar.
•    Especies que actualmente son plagas. Actualmente se consideran como plagas pero en muchos países ya se preparan alimentos con plantas como las verdolagas, hongos como el shimeji  y peces como la cobia y las medusas que proliferan aceleradamente en el Mediterráneo; pueden convertirse en uno de los grandes alimentos del futuro debido a su poder de adaptación y reproducción.
•    Alimentos inteligentes: Nanotecnología en nuestro estómago. Alimentos que nos permitirán observar su trazabilidad y comportamiento en tiempo real dentro de nuestro organismo. En esta categoría también incorporaríamos el poder que nos ofrecerá la tecnología para personalizar los alimentos según nuestras necesidades o enfermedades.

Así que, estimado lector, es importante analizar hacia donde estamos yendo como civilización y aunque la tecnología nos ha permitido subsistir desde épocas de las cavernas; en AMARANTOLE pensamos que no tenemos que llegar a situaciones tan extremas y catastróficas; si desde hoy tomamos conciencia y responsabilidad de la manera como consumimos alimentos y del impacto de nuestras acciones y cómo alteramos el medio ambiente diariamente, no habrá necesidad de llegar a tanto; bien dicen los que saben: más vale prevenir que lamentar.